Seguro de Vida

Seguro de Vida

¿Me interesa un seguro de vida?

Para responder esta pregunta necesitas analizar tus circunstancias personales y queremos ayudarte a hacerlo con estas reflexiones:

¿De dónde provienen tus ingresos y cómo los gestionas (presupuesto familiar)?

Tienes que pensar si tus ingresos son como empleado de un tercero o como autónomo y la seguridad de que continúen en el futuro, además tienes que conocer como gestionas tus gastos necesarios y variables, sin olvidarnos del ahorro. Si no tienes hecho tu presupuesto familiar, creo que sería un buen momento para que cojas papel y lápiz para hacerlo.

¿Cuál es tu aportación económica a la unidad familiar?

Si somos más de una persona que aporta (% de cada uno) o somos la única fuente de ingresos de la familia.

¿Tienes alguna deuda económica (préstamo, hipoteca, etc.)?

Hay que controlar las deudas y plazos que puedas trasmitir a tus familiares.

¿Existen personas (descendientes o ascendientes) que dependan de ti económicamente?

Podemos tener hijos dependientes económicamente por no poder trabajar aún o personas mayores a nuestro cargo.

¿Si sufrieras una invalidez tus familiares podrían hacer frente a todos los gastos?

La invalidez conlleva una perdida de ingresos que pueden desestabilizar el equilibrio del presupuesto familiar, además de un aumento considerable de los gastos para adaptar todo a la nueva situación.

¿En qué situación se quedaría tu familia si tu no estuvieras (fallecimiento)?

La pensión de viudedad por regla general es el 52% de la base reguladora, por lo que hay una perdida de ingresos del 48%, casi la mitad. Siempre y cuando se cumplan los requisitos para tener derecho a la prestación.

Hoy, ¿existen más fallecimientos e invalideces o más cánceres, Infartos, Ictus, etc.?

Tenemos que mirar a nuestro alrededor y observar la cantidad de personas que conocemos que padecen o han padecido alguna de estas enfermedades graves, cada vez son más comunes, pero no por ello menos importantes.

Una vez planteadas y analizadas estas cuestiones, te invito a reflexionar sobre ellas y plantearte de nuevo la pregunta: ¿Me interesa un seguro de vida?

Si has llegado hasta aquí, la respuesta será que SÍ.

Por eso voy a explicarte más para que entiendas como funciona un seguro de vida.

 

Seguro de Vida

¿Qué es un seguro de vida?

Es un contrato para la protección económica de las personas. Tiene 4 partes relacionadas:

El TOMADOR se obliga a pagar una cantidad de dinero (prima) a la ASEGURADORA, y ésta se obliga a indemnizar un capital al BENEFICIARIO en el caso de que el ASEGURADO fallezca o sufra una invalidez.

¿Qué tipos de seguro de vida hay?

Seguro temporal

Este seguro de vida se renueva anualmente y tiene la ventaja de ser muy económico para personas de edades jóvenes.

Se divide en 2 tipos según:

  • Prima:
    • Creciente: Cada año del seguro aumenta la prima en función de la edad del asegurado.
    • Nivelada o constante: Se pacta una prima fija para un plazo de tiempo determinado.
  • Capital asegurado:
    • Constante: El capital asegurado es igual para la duración del contrato.
    • Decreciente: El capital asegurado disminuye cada año, este seguro se suele contratar para asegurar la amortización de una deuda que cada año es menor.
Seguro de vida entera

Este seguro de vida garantiza a los asegurados de forma vitalicia el capital asegurado contratado más un capital adicional sin tener en cuenta el momento del fallecimiento.

Algunos tienen la posibilidad de ejercitar rescate total o parcial de la póliza, solicitar el anticipo o la suspensión del pago de primas quedando a partir de ese momento en situación de reducción con nuevos capitales asegurados.

Tiene un alto componente de riesgo, pero al poder solicitar rescates también tiene un componente de ahorro

Las primas pueden ser:

  • Vitalicias: se pagan hasta el momento de la muerte.
  • Temporal: se paga durante un periodo determinado (20 ó 30 años) pero la cobertura es vitalicia.

¿Qué coberturas tiene el seguro de vida?

  • Garantía Obligatoria:

Fallecimiento: La aseguradora tendrá que abonar del capital contratado en caso de fallecimiento del asegurado, cualquiera que sea la causa que la produzca.

  • Garantías Complementarias:

Siempre como complemento a la garantía principal y nunca se podrán contratar de manera independiente.

Incapacidad permanente y absoluta (I.P.A.)

Situación física irreversible provocada por accidente o enfermedad originados independientemente de la voluntad del asegurado, no pudiendo mantener NINGUNA relación laboral o actividad profesional.

En este caso, la aseguradora pagará el capital contratado al asegurado.

Incapacidad permanente total (profesional)

Situación física irreversible provocada por accidente o enfermedad originados independientemente de la voluntad del asegurado, no pudiendo mantener el ejercicio de su profesión habitual.

También en este caso, la aseguradora pagará el capital contratado al asegurado.

Doble capital en caso de accidente

En caso de que el fallecimiento o la incapacidad se produzcan de manera accidental el asegurado recibirá el doble del capital asegurado en la garantía principal.

Se entiende por accidente, toda lesión corporal que el Asegurado sufra contra su voluntad, por la acción repentina y violenta de una fuerza exterior

Triple capital en caso de accidente de circulación

En caso de que el fallecimiento o la incapacidad sean consecuencia de un accidente de circulación el asegurado recibirá el triple del capital asegurado en la garantía principal.

Accidentes de circulación como peatón, causado por un vehículo, como conductor o pasajero en vehículo terrestre y como usuario de transportes públicos terrestres, marítimos, aéreos o fluviales.

Enfermedad grave

La aseguradora pagará el capital contratado si se le diagnosticase una enfermedad específica. Enfermedades consideradas graves:

  • Infarto de miocardio
  • Intervención quirúrgica para enfermedades de las arterias coronarias
  • Cáncer
  • Accidente cerebrovascular
  • Insuficiencia renal
  • Trasplante de órganos vitales

¿Cuánto capital debo asegurar?

Sabemos que puede ser complicado calcular cuanto dinero pueden necesitar tus seres queridos en caso de que mueras o sufras una invalidez. Si has respondido a las preguntas del principio puedes hacerte una idea de las necesidades, ahora faltará cuantificarlas. Te resumimos los puntos que debes de tener en cuenta:

  • Aportación económica a la familia: Conforme más dependan de ti más deberás asegurar.
  • Familiares dependientes: Calcula 5 años de tus ingresos por persona dependiente.
  • Deudas económicas: Suma esta cantidad al capital asegurado.
  • Fuentes adicionales de ingresos (inmuebles, rentas, acciones): resta esa cantidad.

Sabemos que estos cálculos son complicados y muy personales, pero la mejor manera de ajustar el capital a las necesidades reales es asesorarse mediante un corredor de seguros que siempre te ayudará objetivamente.

Tenemos que pensar que, a mayor capital asegurado, mayor será la prima que pagar por lo que es importante encontrar un equilibrio entre la necesidad de protección y la una prima asequible.

Por último, si aún piensas que no tienes necesidad de contratar un seguro de vida por no tener una familia dependiente de ti nos parece perfecto, pero incluso en este caso puede ser interesante contratarlo para estar protegido en caso de invalidez.

¿Cómo saber si soy beneficiario de un seguro de vida?

Existe un registro público de seguros de vida. El objetivo de este registro es permitir que cuando una persona fallezca sus beneficiarios puedan conocer todos los seguros de vida vigentes a nombre del fallecido, con el que se pretende que ninguna póliza quede sin cobrar por desconocimiento de la existencia del contrato del seguro.

Los datos se encuentran disponibles en el Registro de Seguros de Vida durante un plazo de 5 años desde la fecha de la defunción.

¿Es obligatorio contratar el seguro de vida con el banco?

No y además no es recomendable ya que la mayoría de las veces, el precio suele ser el doble de lo que te costará si le preguntas a un corredor de seguros que buscará el mejor precio en el mercado para cubrir tus necesidades.

Otra cosa para tener en cuenta, la esperanza de vida ha aumentado mucho en los últimos 20 años, lo que ha provocado una reducción importante de las tablas de mortalidad, que son las que utilizan las compañías aseguradoras para establecer los precios, los cuales se han reducido considerablemente. Por eso, aconsejamos revisar si tenemos contratado un seguro de vida para comparar y saber si nuestro precio esta en el mercado o no.

Desde CISEVAN te ayudaremos a elegir la mejor solución para tus necesidades.

¡Consúltanos sin compromiso!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
👋 ¡Hola! Soy Iván Foz, estoy aquí para ayudarte.